Instalando un sistema operativo: Windows 8

   Este artículo quizás no sea muy útil para la inmensa mayoría de los usuarios, pero puede resultar práctico para el día que te lances a formatear el ordenador por tu cuenta, o si te compras un ordenador y quieres montar el sistema operativo por tu cuenta. Como podrás ver, es un proceso muy sencillo, sólo es necesario tener claros unos conceptos y atreverte a meter la pata, je je. Voy a mostrarte cómo se instala el último sistema operativo de Microsoft. Partimos de la idea de que has adquirido de forma legal una copia de Windows 8, y que posees el disco de instalación con su correspondiente clave.

   Una cosa que sí me gustaría aclarar es el tema de actualizar el sistema operativo sin eliminar el anterior. Desde Windows XP, todas las versiones de Windows permiten actualizar desde el sistema operativo anterior. Es decir, aquellos que tuvieran Windows 98, podían instalar Windows XP sin necesidad de eliminar absolutamente nada, y conservando todos los datos y configuraciones. Esta operación no es en absoluto recomendable, hay muchos programas que fallan, configuraciones que se pierden o se corrompen... el sistema operativo instalado queda completamente inestable y pierde rendimiento con respecto a una instalación hecha desde cero. Por eso, mi recomendación es, guarda tus datos importantes, y formatea el disco duro. El propio proceso de instalación te permite hacer esa operación.

 

Al tajo

   Pues nada, vamos a ponernos directamente a ello.

  1. Lo primero de todo, es averiguar la forma de que nuestro ordenador arranque desde la unidad de DVD. En todos los ordenadores se puede seleccionar el dispositivo donde buscar el sistema operativo, de forma que se puede arrancar con un sistema operativo desde un CD o DVD, desde un pendrive o desde el disco duro. Deberás consultar el manual de tu placa base o portátil para averiguar la forma de arrancar de DVD. Normalmente basta con pulsar una tecla justo después de pulsar el botón de encendido. Por lo general suelen ser F8, F9 o F10. Puedes consultar en la Base de Conocimiento el artículo Arrancar Desde CD o DVD para tener información más detallada.
  2. Se nos presentará un mensaje en pantalla indicando que se pulse una tecla para iniciar desde el DVD. Deberemos pulsar una tecla cualquiera. Entonces, el programa de instalación comienza.
  3. En la primera pantalla, nos preguntará el idioma en el que queremos trabajar durante la instalación. OJO: este idioma sólo es para la instalación, y para la personalización del teclado y de los parámetros locales (moneda, formato de fecha, etc...). Para poder instalar Windows en otros idiomas, se debe adquirir el disco correspondiente al idioma que se pretende tener.
  4. La siguiente ventana nos da la opción de lanzar la instalación. El enlace que indica Reparar el Equipo, nos permite opciones de inicio avanzadas para recuperar sistemas operativos dañados o que no arrancan.
  5. En esta ventana, deberemos introducir la clave de producto que se nos proporciona en el paquete.  En caso de que estemos formateando un equipo comprado, esta clave se encuentra en una pegatina adherida en un lateral o por debajo del equipo. La clave tiene la forma de 5 grupos de caracteres alfanuméricos (números y letras).
  6. Esta es una de esas pantallas absurdas, pero que todos nos vemos obligados a incorporar a nuestros productos: el contrato de licencia para poder usar Windows. Simplemente aceptarlo y darle a Siguiente.
  7. Aquí nos encontramos con lo que comentaba anteriormente: actualización o instalación desde cero. Escogeremos Personalizada. Si escoges Actualizar, es bajo tu propia cuenta y riesgo, je je.
  8. Aquí es donde se especifica el particionado del disco. Quédate con la idea de que lo que más te interesa en este momento, es borrar todas las entradas de la parte superior (seleccionar y pinchar en Eliminar), hasta que quede como la lista que aparece en la imágen (Espacio sin asignar en unidad 0). Al pinchar en Siguiente, la instalación particionará el disco por nosotros.
  9. Comienza la fase de instalación. El tiempo dependerá de la velocidad de nuestro ordenador, pero de media calcula unos 20 minutos en esta fase.
  10. Tras uno o varios reinicios, comienza la fase de  personalización de la instalación. En primer lugar, podemos escoger el color de fondo para el aspecto del sistema operativo, y el nombre identificativo que le queramos poner al PC.
  11. En la siguiente ventana, se configuran los aspectos más importantes y básicos de cara al funcionamiento de Windows.  Si escogemos la configuración rápida (que es lo recomendado), la propia instalación establecerá por nosotros los valores por defecto.
  12. Windows 8 permite asociar nuestra cuenta de Microsoft (Hotmail, Messenger, etc...) con la instalación de Windows, y usarlo como cuenta de usuario. Mi consejo, no hagas la asociación por el momento. Pincha en Iniciar Sesión Sin Cuenta de Microsoft. Luego podrás asociar los servicios que quieras con tu cuenta.
  13. Como hemos escogido no iniciar con una cuenta de Microsoft, nos explica los pros y los contras de cada opción. Nosotros insistimos en la cuenta local.
  14. Una vez que escojamos el nombre de usuario, se lanza el proceso de finalización de la instalación, que puede llegar a durar varios minutos.
  15. Y ya lo tenemos. Ahora podemos empezar a trabajar y personalizar nuestra instalación de Windows.

   Como ves, es un proceso muy sencillo, y asequible para cualquier usuario. A partir de ahora, sólo queda instalar los programas con los que se vaya a trabajar, e instalar los CDs y DVDs que nos vinieron con el ordenador, y que corresponden a los dispositivos integrados en el mismo (tarjeta de sonido, tarjetas de red, tarjeta gráfica...). También deberemos instalar los CDs y DVDs de los dispositivos que tengamos conectados a él (impresoras, escáneres, webcams...).