Guia para la compra de un ordenador

Monográfico
Guía para la compra de un ordenador
Capítulo 1 - Introducción
Capítulo 2 - Desmontando a las grandes superficies
Capítulo 3 - ¿Qué es un ordenador? Conceptos básicos
Capítulo 4 - Guía Primer Semestre 2013

En ocasiones, la compra de un ordenador puede convertirse en toda una odisea para alguien sin experiencia, que quiera adentrarse en el mundo de la informática, o para alguien que tenga experiencia, pero no los suficientes conocimientos técnicos.

Comienzo aquí un nuevo monográfico que tratará sobre este tema. En él trataré los aspectos fundamentales que cualquier usuario debería conocer a la hora de comprar un nuevo ordenador.

 

Antes de ir a la tienda

Un ordenador no es un coche, pero sí supone una inversión a largo plazo. Además se trata de un aparato que en la actualidad se utiliza a diario, por lo que deberemos de efectuar la elección correcta para no arrepentirnos más tarde. Por eso, antes de ir a la tienda, deberemos informarnos por nuestra cuenta, para que no nos den gato por liebre (por desgracia, a día de hoy sigue habiendo mucho pirata en el sector), e ir con las ideas lo más claras que podamos.

Un consejo: nunca te guíes por amigos entendidos. Fíate de las guías de compras (como esta) y de lo que te digan en la tienda. En todos los años que llevo en esta profesión, me ha tocado oír infinidad de malos consejos proporcionados por amigos que entienden, pero no saben. Es muy fácil hacer compras y recomendar ordenadores cuando tiramos con pólvora ajena, y es que normalmente esas recomendaciones van muy por encima de las necesidades reales del usuario, por lo que al final van a encarecer el coste del ordenador, para no aprovechar realmente ese sobrecoste.

 

¿Sobremesa o portátil?

Es la primera elección, y la más importante: ¿compramos un ordenador de sobremesa, o nos decantamos por un portátil? Mi consejo: si no vas a llevarte el ordenador de un sitio para otro, cómprate un sobremesa.

Los PCs de sobremesa cuentan con muchas ventajas sobre sus hermanos pequeños

  • A igual precio, el equipo de sobremesa va a tener un rendimiento superior
  • Las reparaciones son mucho más baratas, y sus componentes se encuentran de forma relativamente fácil
  • Admiten la ampliación de casi cualquier componente: si al hacer la compra se te quedó un poco corto, no tienes problema
  • Mayor durabilidad
  • Están mucho mejor preparados para el típico uso doméstico: descarga de ficheros grandes, juegos, edición simple de video…

Un portátil solo es aconsejable en el momento que te lo vas a llevar debajo del brazo para trabajar fuera de casa, en casos en los que haya problemas de espacio, o porque quieras trabajar con él desde el sofá viendo la tele.

 

¿De marca o clónico?

En general, se llama equipo clónico a esos ordenadores sin marca que puedes encargar a medida en cualquier tienda especializada. En el caso de los portátiles, son casi todos de marca, así que la elección es clara. En el caso de los PCs de sobremesa, mi recomendación es que te vayas a por un clónico. Por varios motivos:

  • Un ordenador de marca no es muy distinto de los clónicos. En realidad las marcas no fabrican ordenadores, sino que son meros ensambladores. Por lo que al final, hacen lo mismo que las tiendas especializadas, solo que cada fabricante le pone su pegatina y lo vende con su marca comercial
  • En muchas ocasiones, los equipos de marca emplean piezas hechas a medida para ellos por los fabricantes de componentes. Esto implica que se complique la búsqueda de piezas de reemplazo o las posibilidades de ampliación, haciendo necesario en muchos casos el acudir al fabricante, con los costes que ello implica.
  • A la hora del trámite de garantías, los equipos de marca tienen que enviarse al fabricante, con su correspondiente demora. La garantía de los equipos clónicos, los lleva directamente el vendedor, por lo que los tiempos de respuesta se reducen enormemente.

 

¿Ordenador caro o barato?

A día de hoy, no hay ordenadores caros ni baratos, ni buenos ni malos. Hay ordenadores adecuados o inadecuados para el tipo de uso que se le vaya a dar. Un ordenador barato puede acabar resultando muy caro si no se adapta a nuestras necesidades, y con posterioridad hay que ampliarlo. El que un ordenador sea de gama baja, no quiere decir tampoco que sea malo: solo que puede darnos poco rendimiento para según qué cosas pretendamos hacer con él. Pero, evidentemente, no necesitas un PC de última generación para navegar por Internet. Por eso, siempre vas a encontrarte 3 gamas, según el uso que le vayas a dar:

  • Gamas bajas: destinado a usos que apenas requieran rendimiento: navegación por Internet, uso de programas ofimáticos (procesadores de texto, hojas de cálculo, programas de contabilidad, etc), descarga de ficheros, ver películas… Descarta por completo el tema juegos. Y con juegos, me refiero a juegos medianamente potentes: los juegos de cartas, los juegos de webs como Facebook… no cuentan realmente como juegos.
  • Gamas medias: permite hacer todo lo correspondiente a las gamas bajas, más el uso de determinados programas específicos que requieren un equipo con buen rendimiento: retoque fotográfico, edición de vídeo a nivel aficionado, programas de diseño en 3D, programas sencillos de animación… Estas gamas sí permiten jugar con juegos complejos, en 3 dimensiones, o juegos de última generación si bajamos el nivel de detalle.
  • Gamas altas: destinado a usuarios que necesiten un rendimiento alto en las aplicaciones a ejecutar, o vayan a usar determinadas aplicaciones profesionales: software de edición profesional de vídeo, retoque fotográfico profesional, programas de modelado y animación en 3D… y sobre todo, para jugones. Estos ordenadores, permiten el uso de juegos de última generación, con nivel alto de detalle.

 

¿Y a dónde voy a comprarlo?

Mi recomendación clara y directa: vete a una tienda de confianza. Huye de las grandes superficies. El segundo artículo de este monográfico precisamente trata de ello, por lo que ahora no me extenderé mucho. Vete a la tienda de tu barrio, o una que resulte de confianza. Si no conoces ninguna, fíjate en que tenga un gran tránsito de gente, o busca información por webs de comparación de productos. Además, en esta época de crisis, colaboras con el comercio de tu ciudad, y esta confianza se te va a ver recompensada con un trato personalizado y profesional.

Comentarios

Gracias por aportar luz a este mundo de tinieblas informáticas, donde todo parece oro, pero no lo es... (suerte también que tengo tu móvil para preguntarte en caso de duda... cool

Larepublicademicocina.com