Desmontando a las grandes superficies

Monográfico
Guía para la compra de un ordenador
Capítulo 1 - Introducción
Capítulo 2 - Desmontando a las grandes superficies
Capítulo 3 - ¿Qué es un ordenador? Conceptos básicos
Capítulo 4 - Guía Primer Semestre 2013

Hace unos días en mi trabajo tuve la siguiente conversación, a raíz de la reparación de un portátil HP con un año y medio de antigüedad al que le estaba fallando el ventilador de refrigeración del procesador:

- Ufff… vaya mala suerte que tengo con los portátiles, es el tercero en 5 años, he probado ya con Fujitsu, con Packard Bell, y ahora HP, y todos fallan
- ¿Dónde has comprado los portátiles?
- Dos en (Gran_Superficie_1) y el otro en (Gran_Superficie_2)

No quiero dar los nombres de Gran_Superficie_1 ni Gran_Superficie_2 para no tener problemas. Pero digamos que los clientes de Gran_Superficie_1 dicen que no son tontos, y los de Gran_Superficie_2 son unos avariciosos viciosos.

A raíz de esta conversación, me decidí a hablaros sobre este tema, y seguir con este monográfico con consejos para la compra de un ordenador.

 

No es oro todo lo que reluce

Todos los días nos bombardean en televisión, radio y prensa con anuncios de este tipo de hipermercados. Que si días sin IVA, que si todo a precio de coste, que si grandes outlets… Tengo que reconocer que en su día compré alguna cosilla en estos sitios, pero desde que me dedico profesionalmente a la informática, y sé lo que se mueve y cómo funcionan las cosas, directamente evito entrar en ellos.

¿Por qué? Muy sencillo, la experiencia me dice que la inmensa mayoría de los artículos que venden las grandes superficies, y especialmente las dedicadas a la electrónica, no son productos con la calidad que se debería esperar.

No lo olvides nunca: una empresa está para ganar dinero. No están para hacerte favores, para mirar por ti, ni para vender productos a precio de coste ni descontar un IVA que posteriormente van a tener que pagar a Hacienda. Ellos van a ganar. Siendo así… ¿no te resultan sospechosas todas estas promociones?

Hace más de 9 años que me dedico profesionalmente a la reparación de equipos informáticos (y aún más tiempo dedicándome a ello como aficionado), y siempre me resultó llamativa la casualidad de oleadas de reparaciones coincidiendo con el transcurso de X años desde la aparición de determinada oferta en grandes superficies. Y es que no falla: un hipermercado saca una oferta, y a los 2-3 años, los ordenadores empiezan a presentar una misma avería.

¿Cuántas veces has dicho eso de es que parece que estos aparatos vienen con fecha de caducidad, se acaba la garantía, y fallan? Si la respuesta es más de una, sigue leyendo. En este artículo, intentaré explicar por qué ocurre esto, y detallar prácticas que están en boca de todos, y que van más allá de simples sospechas.

 

Tienen esas ofertas para atraer clientes, aunque pierdan dinero

Todos sabemos que las grandes cadenas de alimentación utilizan ciertos trucos para atraer a los clientes y hacer que siempre salgan del supermercado con más cosas de las que tenían pensado comprar: ponen la leche o el pan de oferta, y los colocan al final de la tienda, para hacer que la recorras entera.

Existe la creencia popular de que las grandes superficies de electrónica emplean ese mismo truco para atraer a los clientes, y hacer que, aprovechando el viaje, lleven el maletero del coche a rebosar de sus productos. Eso no tiene sentido. Es entendible que los supermercados vendan la leche o el pan permitiéndose una pequeña pérdida, que luego compensarán vendiendo carne, cereales, aceite y pescado congelado. Pero, ¿qué sentido tiene vender un portátil perdiendo 60€? ¿Atraerte para que, aprovechando el viaje, también compres una lavadora, una televisión y una nevera? Como mucho, quien se compra un portátil, aprovecha y se compra un maletín, un ratón y una impresora, pero eso no llega a compensar la pérdida en el ordenador. Por lo tanto, habrá que preguntarse, ¿realmente venden por debajo del precio de coste?

 

Las grandes superficies tienen mejores precios porque compran más cantidad

Eso es verdad a medias. Todos sabemos que no es lo mismo ir a un fabricante y comprarle 10 portátiles, que comprarle 100.000. Y efectivamente así es. Pero resulta muy sospechoso que una gran superficie llegue a tener ordenadores a un precio incluso hasta un 15% más barato que el precio de compra de un minorista, tratándose de “el mismo equipo”, misma marca, mismas prestaciones. Por favor, fíjate en que “el mismo equipo” va entre comillas. Luego me explicaré.

Por todos los comerciantes es sabido que las grandes superficies funcionan al revés que el resto del mundo. Normalmente, es el comprador (es decir, la gran superficie) quien fija el precio. Y evidentemente ningún fabricante va a perder una venta de millones de euros por no llegar a esas condiciones. Y, efectivamente, se lo dejan a ese precio. Pero todo ordenador tiene unos costes de producción. ¿Cómo pueden ofrecer un precio inferior al que luego ofrecen a través del canal de distribución? Muy sencillo. Utilizando en ese lote componentes de inferior calidad. O reparados (créeme, en una ocasión reparé un equipo de cierta marca, precintado, que tenía un disco duro Seagate con la etiqueta que este fabricante utiliza para marcar los discos reparados).

En muchos casos también aprovechan para deshacerse de lotes que no pasan correctamente todos los controles de calidad, aunque por taras que aparecen pasado mucho tiempo. Por ejemplo, las bisagras de los portátiles llevan un ajuste muy fino en cuanto a presión, para que la pantalla aguante abierta sin caerse, pero resulte fácil abrirla y cerrarla, sin forzar el chasis. Pues bien, puede ocurrir que aparezcan lotes que los fabricantes saben que tras 5000 aperturas y cierres, la carcasa puede romperse por un apriete incorrecto de la bisagra. Es un fallo que va a aparecer transcurridos años de uso. Una especie de tara oculta que va a aparecer una vez que haya finalizado el periodo de garantía.

Una prueba de esto es que la inmensa mayoría de los portátiles con el Defecto nVidia (por no decir todos), se vendieron a través de grandes superficies. Y recordemos que este defecto hace que el portátil, literalmente, se muera transcurridos varios meses de uso. ¿Coincidencia?

Consulta el artículo de la Base de Conocimiento El portátil no arranca - El Defecto nVidia para obtener más información

O también, piensa… ¿por qué se generan esas colas tan sumamente grandes con devoluciones tras una gran campaña publicitaria?

 

Bueno, pero si un fabricante hace eso, se arriesga a coger mala fama

Sí… y no. Piensa que este tipo de taras salen a la luz meses o, en algunos casos, años después de la compra. En muchos casos, los usuarios suelen achacar esos problemas a un uso indebido por su parte, o a que el aparato “ya tiene tiempo, y es normal que falle”. Pero no es así. Si fueras técnico, y tuvieras acceso a cientos de equipos averiados, puedes sacar una especie de correlación entre dichos equipos. ¿Cuántos de vosotros tenéis o habéis visto algún portátil Fujitsu-Siemens Amilo con la carcasa de la tapa rota en la zona de la bisagra? ¿Y Acer Aspire con el mismo problema? ¿Cuántos tenéis algún amigo con un portátil HP Pavilion que de repente se murió? ¿Cuántos con PCs de sobremesa Acer con procesador Core2Quad a los que les ha fallado la placa base? ¿O Medion con procesador Dual Core o Core2Duo a los que les ha fallado la tarjeta gráfica?

 

¿Qué más da que me compre un portátil en una tienda que en una gran superficie, si es el mismo modelo que puedo comprar en otros sitios?

Esa pregunta tiene truco, y con eso juegan muchas veces estas grandes cadenas: en el 90% de los casos, el modelo no es el mismo. Una cosa es el modelo comercial, y otra cosa es el llamado Part Number exacto del aparato. Un fabricante lanza un modelo comercial genérico, pero dentro de ese modelo, dependiendo de las características, pueden existir muchas variantes. Se puede hacer un símil fácil de entender con el mundo de los coches: existe un coche llamado Seat Ibiza. Pero… ¿cuántas variantes de Seat Ibiza existen? Dependiendo de la potencia del motor, el tipo de tapicería, el tipo de pintura, si tiene acabado deportivo… Podemos encontrarnos con infinidad de variantes. Pues en informática, cada una de esas variantes va identificada por un Part Number.

Pues bien, normalmente, los Part Number que venden las grandes superficies, no están disponibles a través del canal de distribución minorista, lo que quiere decir que, a pesar de tener el mismo nombre comercial, el portátil que te compras en una tienda de barrio, no es el mismo portátil que compras en un hipermercado.

 

La garantía oficial del fabricante

Otra prueba de que lo que digo es cierto, es que los fabricantes no se hacen cargo de las garantías de los productos comprados en grandes superficies. En informática, cualquier producto comprado en una tienda, vendido a través del canal de distribución en España, tiene garantía en todo el territorio nacional (y según el caso, a nivel europeo o incluso mundial).

Si te compras un portátil Acer en una tienda y tienes cualquier problema, únicamente tienes que llamar a Acer, y ellos se hacen cargo de todo (siempre y cuando guardes la factura de compra, claro). Sin embargo, si te compras un portátil Acer en una gran superficie, la garantía se gestiona a través de esa gran superficie. Si llamas al fabricante directamente, en el momento que te pidan el número de serie, van a ver que ese lote no fue comprado en España, y por lo tanto se liberan del servicio. Deberás llevarlo al sitio donde lo compraste. En este sitio, juntarán varios equipos de ese fabricante, y cuando tengan suficientes, los envían a reparar. Esto hace que los trámites de garantías en los hipermercados se demoren durante semanas, cuando la postventa de los grandes fabricantes al tratar directamente con ellos no se suele alargar más allá de 2 semanas.

Pasa algo similar con los teléfonos móviles que te ofrecen las compañías telefónicas: si te compras un teléfono Sony que no sea libre (es decir, promocionado por la propia compañía), Sony España no se hace cargo de él. Tienes que llevarlo a una tienda de tu compañía para que te lo reparen. Sin embargo, si lo compras libre, tienes garantía en cualquier Servicio Técnico Oficial de Sony en España.

 

Pues yo he comprado muchos artículos en grandes superficies y todos me han funcionado bien

Evidentemente, no todo lo que te van a vender es defectuoso. Eso supondría el cierre del negocio. Pero sí es cierto que venden productos que, estadísticamente, tienden a fallar. El uso de componentes de peor calidad, no quiere decir que vayan a fallar inevitablemente, sino que tienen más posibilidades de fallar que otros productos que usen componentes de mejor calidad.

 

Si no queda satisfecho, le devolvemos el dinero

Esta famosa coletilla, es un arma de doble filo. Por un lado, atrae al consumidor. Si yo pruebo el artículo y no me gusta, puedo ir a la tienda y sin dar más explicaciones, pedir que me devuelvan el dinero. Por otro lado… ¿no se te ha ocurrido pensar que te están vendiendo artículos que alguien ha podido estar usando durante 15 días, y que no sabemos qué tipo de uso le ha estado dando? Y no, en contra de la creencia popular, esos artículos no se devuelven al fabricante. Ningún fabricante admite devoluciones. Ninguno.

¿Cuántas veces te ha pasado que has comprado un artículo cuyo embalaje venía deteriorado, abierto, desprecintado, o incluso el artículo venía con huellas dactilares o claros síntomas de haber sido utilizado? Pues sí, eso ocurre, porque efectivamente ha sido utilizado. Por eso, si a pesar de todo lo que te he dicho, te animas a comprar en grandes superficies, compra artículos que vengan en blister, precintados con la pegatina del fabricante, o envuelto en plástico transparente sin manipular.

Ojo: el fleje blanco (cinta blanca) que tienen a veces los embalajes de artículos que venden en determinados hipermercados, NO está puesto por el fabricante. Precisamente este fleje lo pone el propio hipermercado a los artículos devueltos, una vez pasa por el almacén, y el operario comprueba que está completo, con todos sus manuales, accesorios, etc…

 

Vendedores sin experiencia y servicio técnico postventa inexistente

Si hay algo que me pone nervioso de estos sitios, es escuchar a los vendedores, literalmente vender motos a los inocentes compradores que caen en sus garras. No voy a decir que no haya vendedores que saben de lo que hablan y que sean honrados, en todas partes hay de todo.

No voy a entrar en detalles, pero un día acompañé a una amiga mía que, a pesar de mi insistencia en que no lo hiciera, se empeñó en comprar su nuevo portátil en una gran superficie donde no son tontos. Llamadme mala persona, pero quise poner un poco a prueba al vendedor que nos atendió. Le pregunté si el portátil que nos había aconsejado, con adaptador gráfico integrado, le valdría para jugar el día de mañana. Y su respuesta fue afirmativa, indicando con toda seguridad que no tendría ningún problema en instalar una tarjeta gráfica más potente. Para los que no estén al día a pesar de leer este blog (ejem...), les puedo decir que a un portátil no se le puede ampliar la tarjeta gráfica. Hace años hubo algunas gamas de portátil que sí lo permitían, pero fueron casos muy puntuales, y dejó de hacerse por los problemas que este sistema acarreaba. Conmigo no coló, pero si este vendedor pilla a cualquier incauto, éste se marcha pensando que ha comprado un aparato que puede hacer algo que realmente no puede hacer.

Si mala es la preventa, mala es la postventa. Normalmente, los servicios técnicos suelen hacer caso omiso a los problemas que los clientes tienen con sus equipos, relegando toda su actividad al puro trámite de garantías con los fabricantes. Y eso en el caso de que efectivamente admitan un problema cubierto por la garantía, y que el equipo se devuelva reparado. En mi experiencia como técnico, he conocido muchos casos de equipos que fallan, se acude a la postventa, y tras varias semanas, el ordenador vuelve con el mismo problema, o incluso peor, debido a un mal trato del mismo.

 

Conclusión

Todo esto que he plasmado aquí, viene de mi propia experiencia durante años, escuchando y viendo casos. Evidentemente no tengo pruebas documentales. He tenido la oportunidad de tratar con mucha gente que, tras comprar un ordenador en una gran superficie, me ha dicho eso de “una y no más,  no vuelvo a picar”. Me ha ocurrido que, tras desaconsejar la compra en un hipermercado a cierta persona, ésta haya finalmente comprado el equipo que tenía en mente, y luego me haya vuelto con las orejas gachas a decirme que tenía razón.

Si no me acabas de creer, haz una prueba: vete a Google, y haz una búsqueda con el nombre de cualquier hipermercado dedicado a la electrónica. ¿A que entre las 2 primeras páginas de resultados, aparecen enlaces relacionados con reclamaciones, malas experiencias y problemas con las compras realizadas?

Personalmente, sé lo que hay, y yo no he vuelto a comprar aparatos de electrónica en sitios como estos. Y puedo decir que todo lo que he comprado en tiendas especializadas, me ha durado años y me ha dado un resultado excelente. No diré tampoco que lo que se compre en tiendas pequeñas esté libre de fallos: ningún aparato es infalible, y menos en electrónica. Al final todo se reduce a una cuestión de probabilidades.

Las grandes superficies, ahí están. Si te quieres comprar un aparato a muy buen precio, vete a una de ellas, siempre seré el primero que te lo diga. En eso no tienen competencia. Pero si lo que buscas es calidad, y un aparato durable, con una buena postventa, y que te aconsejen en condiciones a la hora de hacer la compra, vete a un comercio minorista. Sin dudarlo. Haciendo números, verás que no te sale mucho más caro, y a la larga, lo acabarás notando.

Comentarios

Hola Ramón, sólo decirte que he leido el artículo que has hecho sobre las grandes superficies y me ha gustado mucho y, además, es muy ameno. Maite

Muchas gracias, Maite, me alegro de que te haya gustado, espero que además te haya resultado útil. Y ya sabes, a comprar... a las tiendas de barrio je je ;)