Consejos para la compra de una impresora

La compra de una impresora suele suponer un quebradero de cabeza para quienes se enfrentan a ello. Existen infinidad de modelos en el mercado, de distintas características y precios, y una mala compra nos puede suponer una hipoteca más a la hora de comprar tinta. Con este artículo espero arrojar un poco de luz a posibles nuevos compradores.

¿Qué uso le vas a dar?

Es un punto clave, y lo primero que tenemos que pensar antes de ir a la tienda. ¿Vamos a darle un uso muy esporádico? ¿Vamos a utilizarla para imprimir fotografía? (cosa que directamente te desaconsejo por su coste) ¿Vas a utilizarla de forma intensiva para la impresión de apuntes o grandes listados?

¿Chorro de tinta o láser?

A día de hoy, son las dos grandes tecnologías de impresión, que existen en el 95% de las impresoras del mercado. Voy a explicar de forma muy breve el funcionamiento de cada una:

  • Chorro de tinta: un rodillo hace avanzar el papel de forma longitudinal, mientras un cabezal se deplaza de izquierda a derecha sobre su superficie "escupiendo" la tinta en forma de gotas minúsculas.
  • Láser: su funcionamiento es algo complejo de explicar, espero que se entienda. Básicamente consiste en un tambor fabricado con un material capaz de cargarse electrostáticamente cuando se le aplica un haz de láser. El tóner que se emplea es atraído por esa carga electrostática. Por lo tanto, lo que se hace es "dibujar" en ese tambor el trabajo que vamos a imprimir, utilizando un láser. Sobre ese dibujo eléctrico, se "espolvorea" el tóner, consiguiendo imprimir el trabajo sobre la superficie del tambor. Posteriormente, se pasa la hoja de papel sobre ese tambor, transfiriéndole el tóner. Por último, se pasa la hoja con el trabajo impreso por un rodillo que emite calor, para que el tóner se quede fijo en la misma.

Existe la idea de que la impresión láser es más económica que la de chorro de tinta, cosa que a día de hoy es completamente falsa. La elección entre chorro de tinta o láser, hay que hacerla desde el punto de vista del tipo de trabajo a realizar.

Si van a ser trabajos no muy intensivos (de muchas copias), es mejor chorro de tinta. Recordemos que se trata de un cabezal que se mueve de izquierda a derecha, eso conlleva un desgaste muy elevado de los mecanismos con trabajos grandes. Si van a ser trabajos grandes en su mayoría, es preferible láser (únicamente es un rodillo que gira, no tiene más mecanismos).

Si los trabajos van a ser fundamentalmente imágenes en color, es preferible que sea chorro de tinta: la impresión láser a color es cara, y la fidelidad de los colores es baja.

Por eso, si se va a realizar un uso de oficina, donde se realizan muchas impresiones, en las que no importa el color, mejor láser. Si se va a realizar un uso casero, o incluso de oficina con trabajos no muy intensos, mejor tinta. Si va a ser para tener en casa e imprimir trabajos grandes (apuntes universitarios por ejemplo), mejor láser.

¿Gama baja o alta?

Ten en cuenta que todos los fabricantes van a ganar dinero: si no lo ganan en la impresora, lo van a ganar en los consumibles. Por lo tanto, impresora barata, cartuchos caros, y al revés. Por eso, tienes que calcular bien el volúmen de impresión mensual aproximado, e informarte del coste de los cartuchos y su duración aproximada. Si amortizas el sobrecoste de la impresora con lo que imprimas en 2 años, decídete por una gama más alta. Si no, definitivamente vete a por una gama baja.

¿Qué características son deseables?

Hoy en día casi todas las impresoras son multifunción, es decir, imprimen, escanean, y copian (esto último sin necesidad de tener el ordenador encendido). El coste de las impresoras inalámbricas cada vez es más bajo, por lo que si tienes varios PCs en casa, sería una buena inversión. El resto de características que se ofrecen, muchas veces suponen un sobrecoste que tienes que valorar si realmente te merece la pena, es decir, si realmente vas a utilizar dichas características; de nada te vale invertir en una impresora con fax, con alimentador automático de los originales, con impresión a doble cara automática (duplex), o con impresión de CDs, si no las vas a utilizar.

¿Qué marcas son más recomendables?

Primero, y fundamental: olvídate de Lexmark. Son impresoras muy baratas, pero con unos costes de impresión elevadísimos. Además, con unos acabados pésimos y unos niveles de ruido horribles.

Segundo, depende del uso que vayas a dar: si es un uso doméstico, con impresión esporádica, mejor HP. Canon siempre tuvieron buena fama imprimiendo foto, por conseguir una fidelidad muy alta en el color. Epson está más pensada para entornos de oficina, con trabajos de impresión frecuentes. En láser, sin duda, HP.

HP fue muy conocida por el alto coste de los consumibles, pero hay que reconocer que en los últimos años, esa política ha cambiado, y han reducido sus precios considerablemente.

Cartuchos compatibles

Por último, me gustaría hacer una pequeña mención al uso de cartuchos compatibles. Es cierto que los cartuchos originales son caros. Los fabricantes lo saben, y si pudieran reducir costes, seguro que lo harían. Con esto quiero decir que sí, son más caros que los compatibles, pero porque la calidad de la tinta también es mejor. Los cartuchos compatibles, o reciclados, dan una calidad de impresión peor, y son más proclives a provocar averías en la impresora. En el caso concreto de Epson, por su sistema de impresión, el uso de tintas compatibles suele provocar averías en el sistema de inyección, lo que implica tirar la impresora directamente a la basura. Cara nos sale la tinta si, además de pagar por ella, tenemos que comprar otra impresora nueva.

Además, he de recordar que los fabricantes exigen que, mientras dure la garantía, se utilicen cartuchos originales. El uso de cartuchos compatibles se detecta, queda almacenado en una memoria interna de la impresora, y automáticamente invalida el servicio postventa oficial.