Casos y cosas

Por salirme un poco de la habitual seriedad que suele acompañar a estos temas más bien técnicos, me he decidido a escribir un artículo que ofrezca una visión distinta, gracias a una idea aportada por mi buen amigo afizionau (responsable del excelente blog La República de Mi Cocina, os lo aconsejo totalmente, especialmente a aquellos pobres novatos que os perdéis a la hora de freir un huevo). Como algunos sabréis, trabajo cara al público, algo a lo que me llevo dedicando desde hace casi 10 años. A lo largo de todo este tiempo, he tenido la oportunidad de disfrutar de conversaciones que no tienen desperdicio, y que han llevado a interesantes comentarios posteriores. Me he permitido hacer un ranking con el top 5. Aviso, son todas completamente ciertas y reales. Es una muestra de que la realidad supera muchas veces la ficción:

Puesto Número 5

Un buen señor que entra con la intención de comprar un ordenador

  • Quería comprar un ordenador
  • ¿Portátil o sobremesa?
  • No, no, portátil no, sobremesa

Entonces en ese momento me pongo a explicarle los ordenadores de sobremesa que tenemos. Cuando estoy terminando...

  • Aaah, vale, gracias... oye, ¿y cómo son?

Le enseño una foto

  • Uy, pero esos son muy grandes, ¿no?

Le enseño algunos modelos que tenemos en exposición

  • Ahi va, no, pero eso son torres
  • Pero... usted me dijo que quería un equipo de sobremesa, ¿no?
  • Si, pero quiero de esos que llevan la pantalla y el teclado todo junto
  • Entonces eso es un portátil
  • No, pero yo lo quiero para ponerlo encima de la mesa, no para llevarmelo de un sitio a otro

Puesto Numero 4

Algo bastante habitual, puesto que tiene relación con la idea generalmente preconcebida de que los técnicos tenemos una bola de cristal que nos da exactamente el error; y lo mejor de todo, que piensan que, como somos técnicos y nos gusta nuestro trabajo, debemos hacerlo por amor al arte

(Suena el teléfono)

  • Hola, ¿es el servicio técnico?
  • Sí, dígame
  • Verás, es que el ordenador no me enciende, ¿por qué puede ser?
  • Bueno, ¿lo tiene conectado a la corriente, y el enchufe funciona correctamente?
  • Sí, hasta ahí llego...
  • ¿Y no le hace nada?
  • Sí, bueno, se oyen los ventiladores y eso, pero no me aparecen los iconos
  • Entonces no es un problema de encendido. ¿Y no le sale ningún mensaje?
  • No, solo empieza a hacer cosas y no sale ningún icono
  • Entonces si le aparecen cosas, ¿me podría decir qué le sale y en qué punto se le queda parado?
  • Empiezan a salir carteles y al final sale un texto con fondo negro y letras blancas que pone no sé qué de un error
  • Bueno, entonces sí le aparece un mensaje de error, ¿y qué dice?
  • No sé, es que está en inglés, y dice “no-sé-qué-error
  • Vale, pero ¿no ha anotado el mensaje que le da?
  • No, ¿es importante?
  • Pues sí, con ese mensaje podemos saber qué está fallando y encontrar el motivo de la avería
  • Vale, voy a volver a encender

(El señor enciende el ordenador)

  • Vale, ya está, ahora no sale el mensaje, se ha quedado la pantalla en negro
  • O sea, que no le ha aparecido el mensaje de error…
  • No, ¿y qué será?
  • Señor, pues no lo sé, si nos lo acerca por aquí, podemos hacerle pruebas y averiguar lo que le ocurre
  • Ah, pero ¿lo tengo que llevar?
  • Si quiere podemos ir a su casa, pero le tendríamos que cobrar el desplazamiento
  • Uff… no, no, ya lo llevo, ¿y cuánto me puede costar?
  • Pues no lo sé, depende de la avería, de que sea tema solo un problema con el sistema operativo, o que haya que cambiar piezas
  • Bueno, hombre, pero más o menos
  • Señor, primero tenemos que ver la avería, no puedo presupuestarle algo que aún no he visto
  • Bueno, pero entonces te lo llevo, me dices lo que tiene, y si no me interesa, no lo reparo y no me cobráis nada, ¿no?
  • Señor, dependiendo del caso sí podríamos cobrarle por el presupuesto en caso de que lo rechace, evidentemente en ocasiones a nosotros nos puede llevar bastante tiempo dar con el motivo de una avería, entenderá que es un trabajo que hay que facturar…
  • Bueno, entonces ya veré a ver qué hago… Gracias.

Puesto Número 3. Medalla de bronce

Un buen señor entra con la intención de comprar consumibles para su impresora

  • Quería toner para la impresora
  • ¿Qué referencia necesita?
  • ¿Cómo que qué referencia?
  • Sí, qué modelo de impresora tiene
  • No sé, es una jiule pracad
  • Sí, eso es la marca, pero necesitamos saber el modelo
  • No sé, lleva unos chismes así pequeños cuadraos
  • Entonces eso es tinta, no es toner
  • Bueno, eso, tinta
  • Pero es que necesitamos saber el modelo concreto
  • ¿No te vale con juile pracad?
  • Eso es la marca de la impresora, pero mire, ¿ve ese expositor de ahi? Cada uno de esos 40 modelos distintos de cartucho vale para una impresora distinta de Hewlett-Packard
  • ¿Y no me puedes dar el que creas que me vale, y si no lo cambio?
  • No, mire, necesitamos saber el modelo exacto, porque una vez desprecintado, no se lo puedo cambiar
  • ¿Y cómo sé el modelo de impresora?
  • Viene escrito en el frontal normalmente, o en el manual

El buen señor se va a casa, y vuelve a la media hora

  • Ya lo sé, es una jiule pracad D-E-S-K-J-E-T series
  • Señor, eso es la gama de la impresora, necesitamos saber el modelo exacto, que como le dije, viene en el frontal o en el manual
  • ¿Y con eso no te vale?
  • No, señor, necesitamos saber el modelo exacto

A la media hora, el buen señor volvió con el modelo exacto y se llevó la tinta adecuada. Lo mejor de todo, es que al cabo de un par de meses, volvió...

  • Quería toner para la impresora
  • ¿Qué referencia necesita?
  • No sé, me lo diste hace un par de meses, ¿no te acuerdas?
  • Pues, sinceramente, no
  • Es una jiule pracad

Puesto Número 2. Medalla de Plata

Una buena señora nos llama para pedir un servicio a domicilio ya que, tras una tormenta, le dejaron de funcionar muchos aparatos en casa, entre ellos el ordenador.

  • Bueno, señora, pues esto ya está, era la fuente de alimentación
  • Ay qué bien y qué rápido
  • Sí, en estos casos suele parecer más de lo que luego realmente es
  • Oye chaval, ya que estás aquí… ¿podrías echarme un vistazo a ver por qué la lavadora tampoco enciende?
  • Verá, señora, es que lo mío son los ordenadores, de lavadores, solo sé ponerlas y poco más…
  • Bueno, hombre, pero ¿no tiene botones? Qué más te da… seguro que le abres la tapa como hiciste con el ordenador y en seguida ves la avería, así me ahorro la visita de otro técnico
  • Sí, pero por mucho que abra la tapa, no tiene nada que ver una electrónica con otra, son componentes completamente distintos.
  • Pues vaya pena. Bueno, pero una cosa sí podrás hacer… verás, es que mi hijo compró un bluarrais de esos y no somos capaces de hacer que funcione con la tele, eso si sabrás conectarlo ¿no? Porque usa discos como el ordenador…

Puesto Número 1. Medalla de Oro

Un buen señor entra en la tienda

  • Hola, quería saber el precio de las afeitadoras que tienen en el escaparate
  • Señor, no tenemos afeitadoras, en esta tienda vendemos ordenadores
  • Sí, sí, tenéis afeitadoras, que las he visto ahí en el escaparate
  • A ver, salgo con usted y me dice cuáles son...

Si quieres ver con qué se afeita este buen señor, pulsa AQUÍ.

En fin... trabajar cara al público resulta una tarea gratificante en la inmensa mayoría de los casos. Si he puesto estas conversaciones aquí, no es con motivo de hacer burla o mofa de las personas con las que las he mantenido, al fin y al cabo, como podéis comprobar son situaciones extrañas que te sacan de la rutina del día a día, provocadas por el ligero desconocimiento que la gente tiene de una profesión como la mía. Estoy convencido de que a todo el mundo, cualquiera que sea su profesión, se le presentan casos como los que aquí detallo y que he querido compartir con vosotros simplemente por dar una nota simpática a este blog.

Etiquetas: 

Comentarios

Jajjaja... qué bueno!!

Trabajar de cara al público da mucho juego... y muchos rompederos de cabeza y malhumor, pero a veces te echas unas panzadas a reír de la ostia...

 

yo también tendria anécdotas para contar, pero serían frikichistes y no todos tendríais el nivel intelectual para entenderlos!!! UMOOOOOOR!!!!

Larepublicademicocina.com

Estas cosas son las que te hacen salir de la rutina xD lo malo es que cuando las cuentas, no te creen